Una idea simple : LA SOLIDARIDAD

Y todos estos valores que se están perdiendo…

Una Ayuda Las TerrenasLa gran mayoría de los residentes extranjeros de Las Terrenas de los cuales soy parte, se quedaron en Las Terrenas por 3 razones principales: la belleza del paisaje y de sus playas, el clima agradable y caluroso el año entero, pero sobre todo, lo más importante, lo que hace la diferencia con cualquier otra región similar en el Mundo, por la población dominicana. Sí, así es, todos nos quedamos aquí gracias a los dominicanos y por los dominicanos.

Vivimos en su país y con ellos todos los días. Los dominicanos de Las Terrenas nos atraen, nos invitan, nos sonríen y nos protegen. Ni una vez he sido insultado por un dominicano, al contrario, cuántas veces escuche Que dios te bendiga….

Ni una vez he recibido una mirada amenazante, llena de odio y de desprecio. Aquí y en el corazón de los dominicanos, esto no existe, así de simple. Los más antiguos de entre los europeos conocieron Las Terrenas cuando la electricidad aún no estaba presente.

Seguro que en este tiempo existían otras preocupaciones que las de mirar televisión o de estar pegados a la Internet… Y seguro que estas ocupaciones nos permitían frecuentar mucho más los dominicanos.

La situación actual nos prueba dos cosas: la primera es que la electricidad nos aisló del contacto con la población dominicana, la segunda, que el precio elevado de la electricidad es un problema que afecta a todo el mundo, extranjeros y dominicanos.

Cuando me refiero al contacto con los dominicanos quisiera que se preguntara ¿Cuántas veces este año fui a beber café en casa de su vecino o de su empleado dominicano ? ¿Cuántas veces fui al entierro de un dominicano cercano, que conocía o de un miembro de una familia cercana ? En resumen ¿Cuántas veces compartí buenos y malos momentos al lado de los dominicanos ?

Un pueblo tan pacífico, tan sincero y sonriente, capaz de soportar todas nuestras manías de antiguo pueblo de un continente en perdición, merece toda nuestra consideración y Amor. Hace años que, antes del fin de cada mes, los dominicanos de Las Terrenas deben elegir entre comer y pagar su factura de electricidad. Hace años que los dominicanos tratan de atraer la atención de las autoridades en este problema que afecta Las Terrenas y su desarrollo: el precio de la electricidad.

Hoy, la población dominicana explotó y su determinación es segura. Así que como yo decía, son capaces de soportar tantas cosas, pero hoy, ya no aguantan más. Nadie nunca vio algo así aquí. No podemos culparlos ya que nuestros respectivos países hicieron lo mismo en algún momento.

Pero hoy la población dominicana se pregunta donde están los franceses, donde están los extranjeros de Las Terrenas. Se sienten huérfanos.

Les extiendo mi mano así como ellos me extienden la de ellos, con el fin de que podamos expresarles todo nuestro apoyo y Amor. La paz ha regresado a Las Terrenas. Nuestro deber como ciudadanos es mostrarles todo nuestro respecto y compartir el dolor de las familias en luto.

Hoy, este jueves 20 de noviembre de 2014, Jacques Dartout, un inversionista francés de Las Terrenas, compartirá su experiencia durante una conferencia de prensa en la capital.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × four =